sábado, 14 de agosto de 2010

LAS LUCES DEL COCHE DE POLICÍA....


Las luces del coche de policía, daban un tono azulado a su blanquecino rostro. La habían cubierto con una especie de manta de plástico dorado, que procuraba, o al menos esa era su misión, hacerla entrar en calor.
Su mente hacía tiempo que se había alejado de aquel surrealista escenario. Su mirada fija al frente no veía nada. Sus manos aferradas a la “manta dorada” no tenían fuerza. Sus oídos registraban el sonido de alrededor, pero no conseguía que ninguno tuviera sentido para ella. Todo le retumbaba, dentro.
Frente a ella, una ambulancia se llevaba dos cadáveres. A uno lo conocía; no demasiado, ni estaba feliz por ello, y al otro no lo conoció hasta esa misma noche, y hubiese deseado no hacerlo jamás.
La policía necesitada una explicación para aquella situación, y para la sangre que manchaba sus manos y sus pantalones. Debía centrarse y pensar...

No sabía cómo había llegado a la comisaría, ni el tiempo que llevaba allí, pero ante ella apareció, como de la nada, un joven policía que pretendía aclarar aquella inexplicable noche...

Sobre las cuatro de la madrugada volvía a casa en taxi... el informe policial había reducido su fatídica noche a unas pocas palabras, sin emoción, como todos los informes policiales...

(INFORME POLICIAL)

La señorita X caminaba de vuelta a su casa tras el trabajo. Sintió que alguien la seguía, y después un hombre tiró de ella hacia una calle estrecha situada en ..... allí sacó un cuchillo e intentó forzarla a mantener una relación sexual. Ella se resistió. Después de ello, sintió como una tercera persona se acercaba corriendo y golpeaba en la cabeza al asaltante. Ambos hombres se enzarzaron en una pelea, resultando los dos heridos por arma blanca. Las heridas fueron mortales. La señorita intentó auxiliar al hombre que corrió a socorrerla pero no pudo hacer nada, habiéndose desangrado. La señorita X resultó, físicamente, ilesa.

....

Lo que pasó realmente... MÁS ALLÁ DEL INFORME POLICIAL.

Caminaba de regreso a casa, por la misma calle de siempre. Sentía aquellos pasos tras su espalda. Los de siempre. Aquella figura que llevaba años siguiéndola, la que la vigilaba desde lejos desde hacía más de dos años. Aquel acosador que la había obligado a mudarse en tres ocasiones, cambiar de trabajo numerosas veces, e incluso romper con sus últimos dos novios. Esos pasos que ya eran como la banda sonora de su vida. Estaba segura que si se giraba y sus ojos volvían a encontrarse le mostraría esa sonrisa... la que le ponía los pelos de punta... es sonrisa que le decía que él tenía el control, que no importaba donde se escondiera, podía volver a encontrarla.
Había decidido soportarlo, no era en sí una decisión, más bien era resignación... se había dado por vencida, sabía que él había ganado la batalla.
Cuando sintió el tirón de su brazo y que la arrastraban al callejón, casi no opuso resistencia, sabía que tarde o temprano llegaría el día en que no se conformaría con sólo mirar. Estaba mentalmente preparada para que eso pasara. Pero al encontrarse de frente con su asaltante, para su tremenda sorpresa... no era “él”. Otro hombre que nunca había visto “peleaba” con su camisa intentado arrancarla. Su mente se despejó por un momento. Aquello no era lo que tenía pensado, eso no podía ser. Se contempló a sí misma poniendo toda la resistencia que no había ofrecido hasta ahora. Le arañó, le escupió, le gritó, le pegó con los puños cerrados... pero entonces sacó aquel cuchillo y lo acercó a su garganta y toda su fuerza se convirtió en desesperación e impotencia. Fue entonces cuando volvió a oír aquel sonido que le era tan familiar, esos pasos, que la seguían allí donde iba.
“Su acosador” golpeó en la cabeza al asaltante. Pero éste envalentonado por el asalto y frustrado por la interrupción se revolvió como una serpiente y devolvió el ataque. Se enzarzaron y de pronto en la mano del acosador también había un cuchillo. Se lanzaron varios ataques y sufrieron más de un corte cada uno, el asaltante logró apuñalar en el estómago al acosador, pero no demasiado profundo, aunque sí lo suficiente para que el cuchillo quedara clavado y perder así su arma. El otro contrincante alargó su brazo todo lo que pudo y lanzó el ataque definitivo, alcanzando el cuello de su oponente y logrando que un torrente de sangre bañara la noche.
Calló de manera inmediata al suelo, haciendo un ruido similar al que hace un saco de patatas cuando lo sueltas desde determinada altura.
El acosador se apoyó contra la pared y se dejó caer lentamente... hasta estirar completamente las piernas. Ella se acercó con cuidado a los dos, sin poder aun comprender todo lo que había pasado. Mirando primero al muerto. Después giró la cabeza para ver a “su salvador” y se quedó como una estatua de piedra, al contemplar aquella sonrisa en su rostro. Otra vez todo su cuerpo se estremeció. Ahora ya no sólo era “su acosador” ahora era también “su salvador”. Con aquella sonrisa le estaba diciendo que más que nunca tenía su vida en sus manos y además se la debía, su control era absoluto.

En un momento de “loca lucidez” se acercó a él, y con su “expresión inexpresiva”, tocó su cara, acarició su pelo, descendió su mano hasta el pecho y de ahí al estómago. Puso su mano sobre el cuchillo aun clavado y lo hundió con toda sus fuerzas, con toda la energía que le quedaba, con la rabia, la desesperación y la frustración que había acumulado en esos dos años. También se sumó un nuevo sentimiento que al principio no reconoció... pero ahora que iba de camino a casa en el taxi supo lo que era... LIBERTAD, pura y absoluta liberación de su infierno.

Hasta la próxima desconexión!!!!!!!!!!!!!!!!

16 comentarios:

Castigadora dijo...

Después de pelearme dos días con el blogger pude sacarlo!!!!!!!! Espero que os agrade el regreso!

Un beso

Alexander Moody dijo...

Claro que sí. Es una contraposición a mi "Claro de Luna" del que tan orgulloso estoy. Pero aún así sublime.

P.D: Necesito desconectar, me voy a San Sebastián de los Reyes a ver una peli.

Besos como castigo.

Belén dijo...

¿Se puede alguien preparar psicológicamente para eso?

Joe

Besicos

Castigadora dijo...

Alex: No recuerdo cual era es "Claro de luna" pero creo que voy a ir a refrescarme la memoria, jeje. ¿O es uno nuevo? SOy lo peor para los títulos!
Besos

Belén: El cerebro humano es tan impredecible ¿quién sabe?
Un beso

Ñoco Le Bolo dijo...


Un regreso con un buen post, como siempre, en el que el final siempre sorprende.
Muchas mujeres tienen la posibilidad de su libertad en sus manos, sólo les hace falta apretar, hasta el fondo... el 016

besos conectados

CR &LMA
________________________________

Tristancio dijo...

Qué buena trama, qué buen modo de contarlo. Me mantuvo alerta todo el rato...

Abrazo.-

jordicine dijo...

Estoy con Ñoco Le Bolo. Tus finales son demoledores. Me alegro de volver a leer tus historias negras. Un beso y hasta pronto.

Castigadora dijo...

ÑOCO: Si que es cierto que tienen la posibilidad en sus manos, pero a veces ... ni con eso pueden escapar.
Un beso

TRISTANCIO; Lo digo siempre si el halago viene de ti para mí significa el doble.
Un beso

JORDI: Si también empezaba a extrañar mis novelas negras jeje. Genial que te gustara el final! jeje.

Un beso

MentesSueltas dijo...

Castigadora, hermosisimo relato, atrapa.
Lo releeo el fin de semana.

Dejo mi abrazo.
MentesSueltas

Willy dijo...

Buenas!! Soy Luchete (ahora ya soy Willy jajaja), he vuelto jajajaa… He creado un nuevo blog y bueno, espero ponerme al día con los vuestros… te dejo el link para que puedas ojearlo… un abrazo!
http://www.uncafeenlatacita.blogspot.com

Castigadora dijo...

MENTES SUELTAS!Tú pasa cuando quieras siempre está abierto para ti.
Un beso

Willy: Bienvenido en tu vuelta! Ya pasé a tomar café.. espero leerte seguido!
Besos

Willy dijo...

Me gusta, me gusta... me estoy aficionando a la novela negra... ahora etsoy con "el hipnotista", me está encantando... te lo recomiendo...

Fuerte relato, tienes el don de atrapar al q lee chica...

Te djeo un abrazo grande y q tengas buen finde!

Castigadora dijo...

Willy Gracias! me alegra mucho saber que al lector le gusto lo que ve! pronto más!
Besos

Matriarca dijo...

Hola castigadora, me encantó el relato como siempre, el final me sorpredió, que valor tiene la chica

Sigue con los relatos siempre, te espero

Besos

Castigadora dijo...

Matriarca: Gracias siempre ahí para leer los relatos jeje.

Un beso

Sexygirl セシリア dijo...

Sorry chingu hasta ahora pude visitarte por aqui y veo que ando bastante atrasada.
Me ENCANTO tu relato sobre todo el final y no digo mas que no hayan dicho ya antes.

Saludos desde la distancia mi querida amiga.