sábado, 31 de octubre de 2015

BIENVENIDA AL MUNDO DE LAS PESADILLAS


Todo el mundo conoce el “Cuento de la Bella Durmiente”, pero nadie conoce la historia de Aurora, la chica de dieciséis años que debía permanecer dormida hasta que el príncipe la despertara. Hoy conoceréis la verdad sobre las pesadillas de Aurora.

Cuando la princesa se pinchó con aquel huso no cayó en un profundo y placentero sueño, como su apariencia podría hacernos creer. La maldición no consistía en que ella durmiera durante el resto de su vida, no. El verdadero castigo vino justo cuando cerró los ojos.
Estaba en su habitación, tumbada sobre la cama. Era bastante extraño, porque no recordaba que las paredes fueran tan oscuras, ni que todas las velas estuvieran consumidas. Sin el sol entrando por la ventana y sin la luz de los candelabros el aspecto de su cuarto era bastante tétrico. Salió despacio, no se oía nada; en un castillo tan grande, siempre había algún ruido aunque fuera el de los sirvientes corriendo por los pasillos. Era muy inquietante que solo pudiera escuchar cómo el bajo de su vestido rozaba la costosa alfombra. Sin saber por qué, no se atrevió a alzar la voz para llamar a sus sirvientes, ni a sus padres. Algo estaba pasando. ¿Los habrían asaltado? Ideas incoherentes se agolpaban en su cabeza y las iba descartando una a una sin poder encontrar una explicación que la convenciera.
Una voz susurrante, que arrastraba las palabras resonó en sus oídos: ―Auroooooraaaaaaa. Voy a por tiiiiiii. Bienvenida a mi pesadillaaaaaaaa. Salió corriendo agarrándose con ambas manos la cabeza intentando hacer que parara mientras un afilado sonido de cuchillas chirriaba a su paso. “¿Quién era? ¿Qué quería?” Bajó las escaleras hasta llegar al gran salón, tampoco había nadie allí.
―Aurora, no hay escapatoria, no huyas, no tienes donde ir,
―¡Cállate! ―gritó sin saber a quién― Este es mi castillo, sal de aquí o mis soldados acabarán contigo―. Una carcajada sin humor atravesó el aire del salón:
―Querida, este ya no es tu castillo. Puede que se le parezca, pero este… este es mi mundo. El mundo de las pesadillas, y en él pocos sobreviven. ¿Quieres jugar?
―No. No quiero jugar.
―Jugarás, créeme ­―susurró.
Aurora no podía creer lo que estaba pasando, hablaba sola en medio del salón;“¿Se estaba volviendo loca? Aquello no podía ser real”.
―Es muy real, Aurora­ ―y volvió a resonar aquella carcajada. “¿Sabía lo que estaba pensando?”. La princesa giraba sobre si misma intentando averiguar de dónde venía aquella voz.
―Da la cara ―gritó― No te tengo miedo.
―Lo tendrás ―susurró―. Tus deseos son órdenes para mí.
La joven princesa fijó su vista en la puerta del salón y aguardó. Sintió una fría respiración sobre su hombro derecho, “No puede ser, no había nadie aquí” algo frío subía por su espalda rasgándole el vestido, sintió como un hilo de sangre resbalaba por su costado, pero era incapaz de moverse, el miedo y la sorpresa la tenían paralizada. Giró el rostro muy despacio y por el rabillo del ojo miró su hombro, sobre el que apareció una mano de metal que en lugar de dedos terminaba en unas afiladas cuchillas.
―¿Quién eres?
―Mi nombre es Freddy, milady ―respondió con sorna, mientras la obligaba a girarse y mirar su rostro quemado.
Aurora se tapó la boca con las manos intentando apaciguar el grito que desgarró sus cuerdas vocales y salió corriendo del salón, mientras escuchaba la voz de Freddy:
―Corre, Aurora, corre, será más divertido.
La joven, despavorida, intentó salir del palacio pero la puerta principal estaba atrancada. Escuchó el sonido de las cuchillas rechinar sobre la pared, cada vez estaba más cerca. Oyó un sonido metálico y en el último segundo se apartó dando un salto antes de que el hacha, que portaba la armadura que guardaba la entrada, la cortara en dos. Voló hacia su habitación y cerró la puerta, no podía escapar, él tenía razón, aquello era una pesadilla.
―Eso es. Una pesadilla. Necesito despertar.
Se abofeteó por si eso la despertaba, pero lo único que consiguió fue que le ardieran las mejillas. “Estúpida, nadie se despierta de un sueño así, aunque eso de que: si es un sueño no duele, es falso”, pensó.
―Eso es porque no es un sueño, princesa ―le contestó mientras giraba el pomo de la puerta como si nunca hubiera estado cerrado. Aurora volvió a cerrarla y él rió a mandíbula suelta. “Pequeña y tonta princesa”.
―Va a ser una pena acabar contigo, eres tan simple que me haces mucha gracia.
La joven se había apresurado a empujar el armario contra la puerta para evitar que entrara, pero a la vez se iba acorralando más y más.
Sintió un suave roce en la pierna cuando las sábanas de raso la apresaron, la elevaron y la hicieron aterrizar sobre el colchón aferrándole muñecas y tobillos al cabecero y a las patas de la cama. Aurora gritó, pero de nuevo fue silenciada al introducirse las sábanas en su boca haciéndole difícil el respirar. Unas manos negras, llenas de llagas supurantes, surgieron de debajo de su cuerpo y ascendieron lentamente por sus piernas hasta posarse en su cuello. Lo aferraron con fuerza y el paso del aire fue totalmente cortado. Luces rojas aparecieron ante ella, premonitorias del final, pero entonces, un grito de Freddy atravesó la noche, como un trueno en medio de la tormenta y el aire volvió a circular por su garganta hasta llegar a los pulmones…

Se incorporó intentando gritar, pero su garganta estaba tan dañada que no pudo, y fue cuando lo vio, inclinado sobre ella, el príncipe. Por puro instinto se lanzó a sus brazos. Al fin había despertado.


Ahora conocéis lo que jamás fue contado. Así logró, la bella princesa, ser recordada. El cuento terminaba: "vivieron felices y comieron perdices", pero nada se dijo de dormir.
-------------------------------------------

Feliz Noche de Halloween. 
Hasta la próxima desconexión.

13 comentarios:

Chaly Vera dijo...

Pero lo que nadie dijo es que el principe tenia un leve parecido al hombre de la pesadilla.

Ángel Sánchez dijo...

Espléndido texto, me parece muy bien escrito, aunque
lo mío es la fotografía.
Dinámico, mantiene la tensión del relato, ¡te felicito!

Saludos.

Castigadora dijo...

Chaly: ¿eres un romántico que sueña con príncipes? Jajajaja.
Besos

Ángel gran verdad que lo tuyo es la fotografía, cada vez que paso por tu "rincón" me "alimentas la vista"
Besoso

ñOCO Le bOLO dijo...


Has escogido una buena ilustración para tu interesante historia. Esta vez no nos has hecho caer en el horror (menos mal) Con el nombre de Aurora era previsible que le llegara un espléndido amanecer. Lástima que la gente normal, en general, no se llame Aurora, ni tenga un príncipe dispuesto a echarle una mano.

un beso, hasta una próxima conexión, que veo andas muy productiva.

· LMA · & · CR ·

Castigadora dijo...

Ñoco, (me pillas siguiéndote) Siempre debe haber un rayo de esperanza, si de cuentos se trata.
Sí, me puse un poco las pilas, solo para tenerte de visita más a menudo.

Besos de cristal

Tesa Medina dijo...

Nunca consigo tener una pesadilla con argumento, pues en cuanto siento miedo mi corazón se desboca y me despierta golpeándome el pecho, ¿podría ser mi corazón príncipe azul? Que siempre me he preguntado por qué azul, si yo los prefiero rojo.

Qué angustia tan bien armada, Castigadora, Está genial.

Conozco otra versión de este cuento, además de la oficial y, casualidades de la blogosfera, con esta misma imagen recreada por una mente calenturienta.

Por si te quieres echar unas risas, te dejo el link

http://elalmacendelosdiasperdidos.blogspot.com.es/2015/04/la-bella-durmiente-cuentos-locos-para.html

Un beso,

Castigadora dijo...

Tesa: Así que ¿tienes una alarmar contra Freddy en tu pecho? Que suerte.
No sé que tiene el cuento de la Bella Durmiente que da tanto juego. ¡Me ha encantado!
Ahora paso a decírtelo por ahí.
Besos

deihaeri dijo...

Me encantó!

Castigadora dijo...

Dei, más me encanta a mí que te pases a leerme.

Un millón de besos, preciosura.

RECOMENZAR dijo...

Me ha gustado
la intemsidad de lo que escribes
Es bueno deletrearse con sensura
despues de un sueño que te hace salta el corazón

Castigadora dijo...

RECOMENZAR. Gracias. Pero después de un sueño así yo sufriría de insomnio toda la vida. Freddy es mi mayor terror de la infancia.
Un beso

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Boa tare, texto muito bem conseguido com letras a formar palavras de amor.
AG

Castigadora dijo...

Existen: Muy de amor pues tampoco es jajaja.
Gracias por pasarte y por el esfuerzo.

Beijos