martes, 9 de septiembre de 2008

LA DANZA DEL GUERRERO



(Escuchad la canción mientras lo leéis)


Todo estaba oscuro, lo único que podía ver sobre el hielo, era su traje de gasa verde, y su melena roja como el fuego. Estaba muerta, lo supo, incluso antes de acercarse. Su amor, su vida, su compañera, había fallecido mientras estaba fuera, sola, sin volver a verlo, sin su calor, sin su voz para arroparla, envuelta en este inmenso frío.

El destrozado guerrero no alcanzaba a creerlo. Para él, ella era eterna, no podía perecer de este modo, no podía acabar así su amor.
Una melodía comenzó a sonar, no sabía de donde provenía tan dulce música, pero poco le importaba. En aquel triste momento, sólo podía pensar en volver a tocar su piel, tan blanca, como la escarcha que descansaba sobre su cuerpo inerte, besar sus labios, rojos como su melena, bailar con ella la última danza.

La levantó dulcemente del suelo helado, la arrancó de las fauces afiladas del hielo, no quería dejar que se enfriara. Su pelo resbaló por sus hombros, tan grácil, tal natural, tan dolorosamente hermoso. Su vestido, vaporoso, se movía entorno a su cuerpo, como si caminara a su lado, como una mujer de cuento.

Comenzaron su danza improvisada. Él la abrazaba entre sollozos incontenibles, pero silenciosos, sólo la música se oía. La levantaba por los aires, como si pudiera volar, la atraía, la alejaba, siempre pendiente de su mirada perdida, de su rostro de muñeca. La acariciaba, pidiendo, en muda plegaria, que le dejaran volver a sentir su mano cálida sobre su piel forjada en las batallas, como antes de partir. Le mesaba el cabello, mientras la hacía girar entre sus brazos. La llevaba en volandas, entregándosela al cielo, pero retirándola antes de que pudiera aceptar su ofrecimiento. Con el corazón roto y la pérdida supurando por todo su ser, escuchó como la música llegaba a su punto más álgido, y pudo sentir que el peso de su amada, no era el mismo que al principio de la danza.

Cuando no pudo resistirlo más y todos los músculos, huesos, y sentidos que formaban su cuerpo y su persona clamaban atormentados de pena, la atrajo una última vez hacia él y la besó, dulce, tierna, levemente en los labios, exigiendo que no se la arrebataran, y dejó caer su cabeza en su cuello, desconsolado.
La sintió estremecerse bajo su piel, en su húmedo abrazo. Abrió sus enormes ojos y su corazón volvía a golpear en su pecho. Su súplica, su danza, la traían de vuelta arrebatada de la muerte prematura e injusta.
Su felicidad, era inconmensurable, sus cuerpos se entregaron de nuevo al baile, esta vez sonriendo, llorando, saltando, al mismo tiempo. Se aferraban mutuamente, para comprobar que no era un sueño, ni una ilusión. La suspendió sobre su cabeza, haciéndola reír, giraban y giraban, hasta que la música cesó. Y al fin se fundieron en un emotivo abrazo, lleno del calor de sus propios cuerpos.


Se encendió la luz sobre el hielo, y los aplausos sonaron, atronadores, retumbando en toda la pista de patinaje. Los patinadores se separaron lentamente, con una alegría incontenible, y una sonrisa impresa en su rostro. Lo habían logrado, habían emocionado a su público, que se alzaba en pié en el pabellón, lanzando ramos de flores de todos los colores, que caían, como una lluvia mágica que no mojaba, en señal de entusiasmo y apoyo.
Estaban exultantes, lo habían coreografiado partiendo de un sueño de su entrenadora, y ese era el resultado de su esfuerzo.La medalla de oro de patinaje artístico en categoría de danza sería suya. Fue en ese momento, cuando de los ojos de los jóvenes patinadores, salieron verdaderas lágrimas de felicidad.




(De esta actuación de Marina Anissina y Gwendal Peizerat surgió este relato, os dejo vinculada otra actuación con la que ellos ganaron el oro en las olimpiadas de 2002, para los que les guste el patinaje artístico sobre hielo)

Hasta la próxima desconexión!!!!!!!!!!!!!

23 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Ay, Castigadora, me encantaría saber patinar!!

(Y tener un guerrero, jejeje).

:)

Un abrazo.

Miguelo dijo...

ese dibujo me recuerda a la peli del ultimo samurai. la has visto?

Atila, el Uno dijo...

Es Excelente. La verdad muy bueno, la descripción que realizás es sencillamente impecable.
Soy de Argentina y por o que veo tenemos la misma profesión. Un saludo grande y si querés te espero en mi blog.

jordicine dijo...

Pues a patinar se ha dicho. Hay muchas similitudes tienes toda la razón. Un beso y hasta la próxima desconexión. Mira, me ha quedado todo en verso. Ja ja ja.

Castigadora dijo...

ARCANGEL: En tu deseo me veo reflejada, me encanta el patinaje, pero me resulta imposible practicarlo. Un guerrero tampoco me vendría mal.

Un beso

MIGUELO: Sii, claro que la vi, me encanta esa película.
Besos

ATILA:Bienvenido, compañero. Muchas gracias por tus palabras, pasaré a verte en cuanto tenga un ratito, prometido.
Un saludo

JORDI: Tu faceta poética, no la conocía, jajaja.
Besos

Luchete dijo...

Dios qué chulada el relato, pero sobre todo la canción, q te mete en él demanera profunda..,

Yo patiné el año pasado por primera vez, sobre hielo, y fue una experiencia inolvidable.

Un abrazo!

Eli dijo...

Una preciosidad...

Carlota dijo...

pena que no pueda pasar en la realidad, más que en una pista de patinaje.. qué belleza, un placer venir :). Besos.

CecydeCecy dijo...

Que belleza, tu relato, el patinaje como lo describes, muy sentido digno de muchos aplausos...

besos

Castigadora dijo...

LUCHETE: Gracias! Con la canción a mi me pasa exactamente igual, me encanta.
Un beso

ELI Gracias! Nos vemos
Besos

CARLOTA: Un placer que vengas. Es una pena que sólo pase en la danza, pero al menos es un espectáculo precioso.

Besos

CECY: Muchas gracias por tus palabras me animan mucho
Besos

Ñoco Le Bolo dijo...

No desconecto ni castigo...

Esa voz desgarrada acompaña muy bien a tu texto, y al vídeo.
Tal vez esa es la fuerza que hace creer en los milagros... tal vez.

Matriarca dijo...

hola castigadora que relato mas bonito y delicioso me gusto mucho besos

mas de mi que de... lirio dijo...

Te cuento un secreto?
Hoy has logrado emocionarme hasta las lagrimas.
Gracias.

Castigadora dijo...

ÑOCO: Ese es un milagro en el que todos querríamos creer.
Besos

MATRIARCA: Muchas gracias, delicioso eh? Melancólico diría yo, que es mi marca de la casa, como dirían algunos.
Besosssss

LIRIO: No me digas! Tu secreto esta a salvo conmigo, porque a mi me estremeció tu comentario.

Muchos besos

darling dijo...

Que patinazo, je,je. La verdad es que a mi me encanta el patinaje, cuando lo veo en la tele, me quedo embelesa viendo el verdadero arte que tienen. Y ahi esta la gracia en saber transmitir sensaciones, emociones, al que te ve. En tu caso amiga es lo mismo, tu al escribir "transmites", y los que te leemos que somos muchos nos sentimos entregados a tu lectura, emocionados, intrigados hasta el final. Sigue transmitiendo .... hasta la proxima besos

Anónimo dijo...

Petardilla: Si a mi tambien me gustaría patinar, solo he patinado sobre asfalto sobre hielo sería una gozada. Muy bonito casti. Pero me gustaría leer alguna historia que fuera menos triste... necesito ilusión.

Castigadora dijo...

DARLING: Gracias, lo que dices sobre que mis escritos transmiten me agrada profundamente, es lo que se pretende cuando se escribe.

Besos

PETARDILLA: Sí no eres la primera que me dice lo de la tristeza de los textos, pero a veces no puedo evitarlo, me siento más cómoda entre las aguas de la nostalgia entre la brisa de la felicidad. Y como dicen: La nostalgia es la felicidad de estar triste, no?
Besos

Luchete dijo...

Hola, sólo he entrado aquí de nuevo para escuchar la canción jajaja... me encanta, pasa buena semani!

MATEO dijo...

ESTAS COMPLETAMENTE FUERA DE CONTRLO LO SABIAS? ME GUSTO MUCHO. PENSE Q EA UN APELICULA NO ME IMAGINE ESE FINAL

Tristancio dijo...

Has hecho de la hoja en blanco una pista de hielo, donde las palabras ejecutan una bella danza...

Abrazo.-

Castigadora dijo...

LUCHETE Siempre bienvenido.

MATEO: Cuanto bueno por aquí! Me alegra que te sorprendiera el final. ¿Fuera de control?

Besos

TRISTANCIO: Debo decir que esperaba que te pasaras por aquí para conocer tu opinión al respecto, no sabes como me llena de alegría tu comentario.

Un beso

Kiri_dido dijo...

Entre como escribes, la música y el patinar...casi abandono a mi querido trici y me lanzo a la pista...Me encanta patinar, aunque solo lo hice dos veces, una sobre hielo y me encanto. Otra en un club con mi hermana y terminé estampada contra un puesto de cocacola...está claro que lo mio es...los pies en los pedales de mi triciclo:-). Besos guapa.

Castigadora dijo...

KIRI: Jaja.Ánimo lanzate a la pista de nuevo a ver que te deparan estos patines.

Besos