domingo, 13 de septiembre de 2015

PLAYA MISERICORDIA





Antes de salir el sol.

La playa de la Misericordia estaba desierta aún no había amanecido aunque pronto se llenaría de bañistas, pero él no estaba allí para darse un baño; bueno tal vez sí, posiblemente el último.
Ella se había ido. Era culpa suya. Lo sabía, podía sentirlo en los huesos. Esos huesos que casi no le sostenían.
Era su playa preferida, allí se conocieron. Ella no volvería a correr por la orilla, ni a ponerle crema en la espalda. No podía creer que nunca más verían salir el sol sobre esas olas. Había ido a despedirse porque ella no pudo.
Lanzó una última mirada a la ciudad que fue escenario de sus encuentros y allí estaba... como si le mirara desde arriba...

Unas horas antes.

El conductor del autobús paró para recoger a su único pasajero. Era el último viaje antes de que toda la responsabilidad recayera en el autobús nocturno. La noche empezaba a rociarse sobre Málaga.
Cuando el chico compró el billete vio que tenía las manos manchadas de pintura blanca. No había nadie más en el autobús, así que "por qué no averiguar un poco". Sentía curiosidad por la manos y la ropa manchadas de blanco y por aquella sonrisa. No hacía falta ser Sherlock para saber que su aspecto no era por haber estado trabajando. Tras una conversación plagada de tópicos, "qué buen tiempo hace..." el chico le confesó lleno de entusiasmo que acababa de cometer un acto vandálico, para terminar riendo con las orejas coloradas. Su novia lo acusó de ser poco romántico, no le era fácil expresar sus sentimientos según le contó era muy malo con las palabras, así que aquello fue lo que se le ocurrió...

Después de amanecer en la playa de la Misericordia.

Los bañistas acudían sin saber que serían espectadores de primera mano. Alguien había subido a la vieja chimenea de piedra, construida dentro de la playa y con pintura blanca escribió MÓNICA, en letras enormes. Se supuso que habían escalado, pero no tenían ni idea de quién era Mónica, ni por qué aparecía su nombre a veinte metros de altura donde todos pudieran leerlo.

A los pocos días.

¿Habéis oído lo de “Torre Mónica”? Dicen que alguien lo escribió para su novia que acababa de morir en un accidente de tráfico.
¡Qué dices! Me han dicho que es una declaración de amor.
Ninguna de las dos cosas. Dicen que no hay señales de que alguien haya escalado la chimenea. Fue un fantasma. ¡Ouuuuu!
¡Sí, claro!
Pues mi vecino, que es policía, me ha dicho que han intentado borrar la pintada y cada noche vuelve a aparecer, nadie sabe cómo, quién o por qué lo hace. Estoy seguro que es un fantasma.

El conductor del autobús sonrió.




¡Hasta la próxima desconexión!

13 comentarios:

Castigadora dijo...

Esta historia llevaba escrita unos cinco años. No recuerdo por qué no la publiqué, pero hoy ha sido el día.

Tracy dijo...

La playa de la Misericordia la han dejado estupenda,no me extraña que sea protagonista de este relato y de muchos más que estén por venir.
Un beso, boqueroncilla..

Castigadora dijo...

Tracy, solo de adopción. Jaja.
Besos.

Tesa Medina dijo...

Nunca sabemos cuando será nuestro último baño, nuestro último beso, nuestra último amanecer...Deberíamos aprender a vivir como si cada día fuera el único.

Me ha gustado mucho el ritmo y la estructura del relato.

A veces un gran gesto de amor es mejor que mil poemas.

Siempre me pregunto qué impulsa a los autores grafiteros a dejar mensajes en lugares públicos, ahora puedo imaginar que alguno se parece a tu chico del bus.

La foto de la playa preciosa.

Un beso,

Castigadora dijo...

Tesa, gracias.
No saber cuándo será el último es parte de la gracia, ¿no?
Me alegra que te gustara. Los grafiteros son los artistas de este siglo, al menos a mí me lo parecen.

Un beso

Ángel Sánchez dijo...

Una magnifica fotografía y buen texto.

Saludos.

Castigadora dijo...

Ángel, viniendo de ti es todo un halago, porque tus imágenes son una maravilla.
Gracias por pasarte.
Un abrazo

Chaly Vera dijo...

Las paredes de nuestra señal nos muestran los quebrantos de los corazones enamorados.

Besos

Castigadora dijo...

Chaly muy bonito y posiblemente muy cierto. Siempre es más fácil escribir que decir.

Un beso

Beauséant dijo...

a veces guardamos historias esperando el momento de aparecer.. me alegra que esta haya sido una de esas :)

Castigadora dijo...

Beauséant. Pues encantada de que tu gustara. Supongo que se acaba el verano y la nostalgia vuelve.
Un abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...


¿Has visto lo bien que te lo ha dicho Tesa? Yo lo copiaría al pie de la letra, pero creo que lo notarías.
Por cierto, Tesa y tú debéis ser mis comentadoras blogueras más antiguas.

Un beso, sin desconectar

· LMA · & · CR ·

Castigadora dijo...

Jajaja Ñoco ya sabes: "¡Plagios NO!"
Ah pues no sabía que compartía ese honor con ella. Me encanta XD

Besos de cristal