jueves, 26 de enero de 2017

PALABRAS



Siempre te han dicho que las armas las carga el diablo, pero pocas armas hacen más daño que las palabras. Piensas que es un cliché, o una exageración, pero las palabras hieren durante años y las balas, tan solo una vez.
Corroen la conciencia poco a poco y se instalan en tu mente apoderándose de sus resquicios, invadiéndola como un virus que ataca en silencio, a oscuras, a cualquier hora. Se aprovechan de tu sueño, de tus momentos libres, de tus defensas bajas. Acuden como un mantra, condicionando lo que haces.
Hay frases que recuerdas durante años palabra por palabra, como si te apuñalaran la cabeza; resuenan como las oraciones aprendidas de niños. Cuando crees que has olvidado, se deslizan por uno de esos huecos y de nuevo cierras los ojos, aprietas los dientes, sientes: la misma vergüenza, el enfado, la tristeza... Renace lo que dijiste, oíste, o escribiste.
Contra ellas no hay corrector que te salve, ni vacuna que te aísle, ni jarabe que las aplaque. Son la cara oculta del arma que inventó el hombre y que a algunas veces, fingiendo la dulzura que no tienen, se vistes de poesía.

¡Hasta la próxima desconexión!


19 comentarios:

Chaly Vera dijo...

Esa frasecita mientras tu lo permitas te joderá la vida.
Yo la taché, la mande al baúl del olvido, por un lado, por el otro comprendí que fue dicha al calor, de la rabia, del despecho, del odio, del rencor o de lo que diablos sea y la acepte como algo natural y también entendí que yo en una o varias oportunidades pronuncie algo por el estilo con el fin de agraviar, fregar o lastimar.
A veces viene a la memoria, pero como te dije ya no me hiere y a veces me rió de ella, hace mucho tiempo que deje de darles valor a las palabras.

Besos

Castigadora dijo...

Chaly, suerte la tuya que ganaste la batalla.
Besos.
PD extrañé leerte. Me paso en un ratito por allí.

Tracy dijo...

Muy buena entrada.

Castigadora dijo...

Gracias Tracy,
Abrazos

Elvis dijo...

Totalmente de acuerdo, uno es esclavo de sus palabras y mártir de las que escucha... eternamente.
Me ha gustado y con tu permiso me quedo por aquí.
Saludos.

Castigadora dijo...

Elvis, siempre bienvenido (más con ese nombre evocador)

Un saludo.

PD pasaré a devolverte la amable visita

RECOMENZAR dijo...

me gusta tu escrito es vos
es claro
intenso sin miedos como me gustan los momentos Tienes una manera maravillosa de ver los momentos Abrazos desde
Miami

Castigadora dijo...

Recomenzar: Gracias por verme (leerme) así.

Un abrazo

Tesa Medina dijo...

Uf, qué razón tienes, pero a mí me duele y me inquieta más cuando esas palabras las he dicho o escrito yo. Porque muchas veces lo dices por torpeza, sin pensar en las consecuencias, nunca he dicho algo con la intención de herir, pero eso no quiere decir que no haya herido a alguien sin querer.

A mí me afecta menos lo que me digan. Quizá porque sé que la mayoría de las veces las personas hablan sin pensar en lo que dicen, y más cuando están enfadadas y de dejan dominar por la ira.

En mi caso no pierdo los nervios, nunca grito, no levanto la voz porque se me oye hasta susurrando...soy bastante zen, cada vez más, así que si digo algo que no debería el efecto en el otro puede ser mayor.

Voy a seguir vigilando después de leerte, porque ya dicen los sabios que en la vida hay tres cosas vuelven atrás:

...la flecha lanzada, la palabra pronunciada o "escrita" y
la oportunidad perdida”

Ah, estuve por el otro blog colectivo, me encantó, me pasaré más a menudo.

Es un placer leerte.

Un beso,

Castigadora dijo...

Tesa: que suerte la tuya. Yo tengo la balanza justo en medio, pero en fin así es la vida.
Así que conociste a los "escribientes" me alegra que te gustara.
Gracias

Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


La palabras las carga el diablo pero siempre tras el diablo está un necio que es quién se las dicta.
Obviamente, debiéramos contar hasta más de mil antes de hablar... pero o no sabemos contar o no tenemos paciencia.
O sea, hay palabras que permanecen en letargo esperando la ocasión para hacer daño. Apliquémonos el cuento. Vigilemos.
Pues sí. Ya te extrañaba.

un beso

· LMA · & · CR ·


Castigadora dijo...

Ñoco!
Vigilemos las palabras que uno dice porque las que uno escucha no se pueden evitar. Necios o no, a propósito o no, la herida se abre con una palabra.

Cómo me alegro de leerte.
Besos de cristal.

Inma_Luna dijo...

Estoy de acuerdo la verdad con lo que dices.
Besitos

Castigadora dijo...

Gracias Inma. Besos

maría del rosario Alessandrini dijo...

¡Qué verdad!, contundente y estremecedora.
Abrazo

Castigadora dijo...

María del Rosario. Gracias por pasarte y tus amables palabras.
Te haré una visita en breve
Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Increible tu texto me meto en tus letras y las bailo desde adentro abrazo Mujer

palomamzs dijo...

Tienes razón, las palabras pueden hacer mucho daño sin van cargadas de malas intenciones, pero también lo contrario.
Tú las manejas bastante bien, por lo poco que he leído hasta ahora.
Un saludo.

Castigadora dijo...

RECOMENZAR: Y espero que que te suene buena música dentro de ellas.
Besos

Palomamzs: Gracias por la visita y por tus palabras Siempre bienvenida a mi rincón
Un saludo