viernes, 15 de febrero de 2008

"EL HOMBRE DE LA VOZ EN GRITO"


Estaba sentada en la oficina, como siempre, esperando que el torbellino saliera de su despacho y empezara a despotricar, a diestro y siniestro, órdenes confusas, sin sentido, ni concierto, errando en los nombre, direcciones, cantidades, lugares, y un largísimo etcétera, que no podía ni llegar a enumerar, para luego negar haber cometido si quiera uno sólo de esos equívocos. Pagaba mal y tarde, y su humor, más que malo, era inexistente. Pero no podía dejar el trabajo, la cosa no estaba como para mandarlo todo a freir monas.

Esa era su rutina, cuando "el hombre de la voz en grito" salía del despacho comenzaba su agonía diaria.

-¡Esto no es lo que dije que pusieras!!!!!
-¡Te has equivocado, cámbialo!!!!
-¡Pero cómo has cometido este error, llevas veinte años conmigo y aun no aprendiste nada!!!!

Y así continuamente, normalmente, diariamente. Hasta que un día, un día cualquiera, no diferente a ningún otro. Estaban solos en la oficina, se quedaban hasta tarde, como no, los horarios tampoco eran respetados.

"El hombre de la voz en grito" no tenía un buen día y lo pagaba con ella.

No podía soportarlo, a veces se despertaba en mitad de la noche imaginando, que llegaba tarde a una cita, o que el plazo para entregar un escrito se había pasado, que se cofundía en un documento importante, y volvía a oir su nombre retumbar en las paredes amarillas del despacho, haciendo vibrar los cristales de las ventanas. No tenía insomnio, pero, en ocasiones, rezaba para estar un par de noches en vela.

Aquella noche (porque se les hizo de noche, otra vez) no pudo aguantar más sus quejas sin sentido, sus amonestaciones, ni sus gritos, todo era un drama para él, estaba llegando a su límite, ella lo sentía por dentro....
-Otro grito más y me levanto y me voy, ¡no puedo seguir así!!
- ¡Ves!!!!!! Ya sabía yo que te equivocarías, ¡¡¡es que no se cómo te aguanto!!! Nunca vas a aprender, estoy cansado de decírtelo.
-¡¡¡¡Ya esta bien!!! Déjeme en paz, estoy harta de que me chille, ¡¡por qué no se calma y dice las cosas como las personas normales!!
-¡¡¿Cómo te atreves?!! Tú a callar y a copiar que es para lo que vales. Bueno en realidad ni para eso vales- dijo, mientras sonreía de lado, con su aire de superioridad aflorando por todos los poros de su cuerpo, desprendiendo todo su arrogancia-
¿Quién se ha creído que es?

No sabía como pasó, simplemente, su mano lo hizo sin permiso. Ella era espectadora de su propio espectáculo, estaba fuera de su cuerpo, no reconoció sus dedos cuando aferraron el abrecartas, en forma de puñal, que su compañera tenía en el lapicero, y se giró bruscamente, clavándoselo en el cuello, ahogando el último grito. De repente la escena cambió, la sangre salpicó despertándola de su ensueño, y todo el peso de lo que había hecho se le vino encima. Los papeles dejaron de ser blancos, ligeras gotas ensuciaban su pureza. Se esparcía por la mesa la sangre que se escapaba a borbotones del cuello del jefe, que ya no podría chillarle nunca más, había silenciado, al fin, su voz.

Toda la vida se le escaba río abajo, por el traje, los zapatos, el suelo. Cada vez que quería hablar y hacía el esfuerzo necesario para pedir ayuda, su sangre se agolpaba en la herida y salía con un ruido... chof, chof, desagradable a la vez que siniestro. Todo ocurrió muy rápido, pero para ella el tiempo pasaba muy despacio, parecía que llevaba horas allí plantada, viendo como el cuerpo se iba escurriendo hacia el suelo. De pronto, la mano la aferraba del brazo, apretándola fuerte, quería gritar que la soltara, pero la voz no le salía del cuerpo, se intentaba desasir de la mano que la sujetaba y tras un movimiento brusco...

-¡¡¡Pero que pasa!!! que te estoy dictando ¡¡¡se puede saber en que piensas!!!! Es que no puedo entender como aun sigo trabajando contigo cada día que pasa eres más inútil!!!! Deja de pasear por la nubes y trabaja un poco, ¡¡¡por favor!!!!!
-Si- Aun estaba aturdida, ¿Qué había sido eso? No estaba durmiendo, eso lo sabía, pero tampoco había ocurrido de verdad, ¿se estaba volviendo loca?
- Pero ¿¿se puede saber qué te pasa??? Vas a volver del "país de los lelos" que es donde estas instalada
Entonces lo supo,... no había sido un sueño (mientras, más gritos de fondo) Tampoco había pasado (¡¡¡ohhhh, me están dando ganas de estamparte contra la pared!!!!! quieres copiar lo que digo) había sido una visión, sí eso era, era una....
En ese momento, desvió su mirada y la clavó en el abrecartas que estaba en el lapicero de la mesa de su compañera, sonrió, lo cogió con su mano derecha y ...

Este relato esta dedicado a la "Petarda", porque me lo inspiró y para que tenga paciencia con su jefe y pueda aguantar sus manías e impertinencias, con una sonrisa, y por supuesto, aparte de si los abrecartas, no vaya a ser que la tentación llame a su mente.

Hasta la próxima desconexión!!!!!

33 comentarios:

Meri dijo...

Yo no tuve paciencia para aguantar a un jefe encima con el látigo durante 20 años. Duré 2 años y medio y me largué porque los últimos meses era insoportable, jeje!

Antes que matarle su peor condena por ser como era estaba en el mundo terrenal..ya tenía bastante con ser como era.

Saludines! Genial relato

NinfA_OccidentAl dijo...

El sueño de todos los que hemos sido ordenados por un jefe déspota y arrogante!! Me gusta como juegas con la sorpresa en tus relatos!! saludos!!

carlota dijo...

Bufff...me volviste a los tiempos en que tuve un jefe así... llegué a tener una presión a la altura del corazón que sólo se me quitó el día que lo mandé a la mierda. Qué descanso!!! Pero claro, no siempre se puede. Un beso... menos mal que no leí entonces tu post :)

MATEO dijo...

BUEN POST. COMPLETAMENTE DE ACUERDO... TE FELICITO.... OYE APARTE DE OPINAR QUERIA INVITARTE A MI FIESTA DE CUNPLES---

Castigadora dijo...

MERI: Siempre tan pacífica, jaja, mejor que te fueras antes de encontrar el abrecartas.

Besos!

NINFA: Gracias. Si creo que todos podemos identificarnos un mínimo con la chica no?

Saludos!

CARLOTA: No podemos dejar que nos amargue la vida un tipo así. El ambiente de trabajo es muy importate, asi que enhorabuena por mandarlo a la mierda! Espero que todos los que estén en esa situación puedan llegar a hacerlo

Besos!

MATEO: Siempre un placer leer tus comentarios.

Besos!

Anónimo dijo...

Como de momento no puedo mandarlo lejos en la realidad, la imaginación me servirá de alivio, y así la historia k está muy bien, pero podía haber terminado mejorrr, jaja le hubiera hecho un apurado, con mucho cuidado claro, estilo Sweeney Tood, pero con mucho mimo... para k el sufrimiento fuera lentooo. Pero como no me gusta la sangre, le pondría un poco de coagulante antes en algún bombon que seguro se comería...ja!!, para no manchar principalmente este encantador lugar de trabajo tan exquisitamente decorado... o el estilo es lo que mas me gustaa. Si chica, lo haría de forma limpia y aséptica y que no quedase ni una sola prueba que pudiera dar pistasss... ya es suficiente con las sospechas que recaerían sobre mi persona... kien si no tendría más motivosss jojo.. es que me parto solo de pensarlo..., pero bueno siempre puede que ocurra el efecto Match point, y le echen "el muerto..." a otro, tiene bastantes enemigosss, puede ser cualquiera ¿no? jaja. En fin de momento seguiremos soñando, ¿con un final mejor? Algún día llegará, el día... de celebrarr la pérdidaa... del trabajo claro, que pensabaís, y cantará como Amaral, ya no tengo que aguantar al imbécil de mi jefe ni un minuto másss...
Que paseis una buena semanaaa!!!
a todos y en especial a la castigadora que me ha dedicado este relatito, al que le doy otros posible finales. Gracias por dedicarme un ratito.

"Petarda"

mas de mi que de... lirio dijo...

Me gusta por donde me ha llevado tu imaginación...
Vengo a darte la bienvenida a mi espejo.
Volveré con mas tiempo... estoy segura que me encantara leerte un poco mas.
Un beso desde mi alma en reformas

Castigadora dijo...

PETARDA: Bienvenida a mi pequeño rincón! Supuse que pensarías en el peor de los finales, lo del Coagulante ha sido todo un detalle, te veo muy preparada para la ocasión, me preocupas!!! Jajaja. Creo que tienes mucho peligro!

Nos vemos Besos!!

MAS DE MI: Gracias por tu visita, siempre bienvenida a mi mundo de relatos, entra y ponte cómoda.

Besos

Anónimo dijo...

No se puede utilizar el abrecartas, porque aunke el sueldo venga tarde pero viene, si se utilizara ya no habria mas, y siempre nos queda lo de mas vale tarde ke nunca

Castigadora dijo...

ANÓNIMO: Sólo por lo que me dices sé quien eres. Más vale tarde que nunca? Bueno eso depende de lo tarde que sea no a veces tarde y nunca casi que se tocan.

Además existe la posibilidad, (si no la del abrecartas que es más "sucia") un "hasta mejor ver" también te deja más ancha que larga, piénsalo

Saludos!! "Anónimo!

Meajer dijo...

Es la típica situación que todos hemos padecido alguna vez en este mundo de valoración a través del dinero y de la autoridad de alguien que sólo vale por lo que te paga. Deseo un mundo donde el ser humano se dé cuenta de que lo más válido es la convivencia con el otro ser humano. El reino del amor, por así decirlo...
Mientras tanto, sigamos soñando de que podemos sacárnoslo de encima con un abrecartas... (u otros adminículos).
Me encantó.

Arcángel Mirón dijo...

La visión se interpuso en su camino tal vez para decirle que la solución debía ser otra, y ella no lo entendió...

Me gustó.

Un abrazo.

:)

el_iluso_careta dijo...

excelente...
siempre tendremos ese nombre en mente que coincidirá justo con el relato...
como siempre...nena...excelente...

Kpax dijo...

Como diría un amigo, paciencia brother aguanta los caballos...

saludos

Castigadora dijo...

MEAJER: Si sigamos soñando porque como decía un profesor mio cuando alguien es mediocre en su trabajo la única manera de quitárselo de en medio es dándole la patada hacía arriba y asi que sea el problema de otro.

Saludos!

ARCÁNGEL: Seguramente si, al menos una solución menos drástica y más limpia, pero no lo pensó en ese momento.

Besos

ILUSO: Como dices todos podemos ponerle cara a este sujeto. Gracias por tus palabras.

Besos

KPAX: Jaja, no lo había oido, sin duda un gran consejo, pero creo que para ella llegaba un poco tarde. De todos modos se lo diré a la "petarda", para que lo tenga en cuenta, antes de que le pase lo mismo.

Besossssss

jordicine dijo...

No le des ideas a la 'petarda'. Que lo piense no está mal, pero hacerlo??? A ver si se pasa media vida en prisión. Allí los jefes, o las jefas, serán todavía más malas. Mejor que le entren sus gritos por una oreja y le salgan por la otra. O que se lo imagine desnudo... Ja ja ja.

Buen post. Especialmente me gusta el doble final. Sí, pero no. No, pero sí. Genial. Hasta la próxima desconexión.

*Por cierto, si hay asesinato... eres cómplice.

Castigadora dijo...

JORDI: Jaja. Si yo no le doy ideas es ella la que me las da a mi. Eso de imaginárselo desnudo, mejor que no que me da repelús hasta a mi.
Oye eso de ser cómplice no lo había pensado, ummmmm tendré que buscarme una buena coartada!!!!

Besoss Jordi!

kiri-dido dijo...

Creo que todos hemos tenido a algun ser indeseable en nuestra vida laboral. Yo lo aguanté 8 meses y un día, a media mañana, cogí mi bolso y le dije...ahí te quedas, que te den. Y me fui sin más...y que liberación más grande sentí....si me hubiera quedado...le hubiera clavado el abrecartas en el tercer ojo....jajajaja. Besos.

Miguelo dijo...

la petarda? jo pobrecilla vaya apodo

Anónimo dijo...

Si estoy deacuerdo con que el apodo es horrible, es culpa de la castigadora, k es muy castigadora ella, hasta la muerte, pero como es mi cómplice jejeje, bueno se lo permito. Lo de imaginarlo desnudo, como k no, prefiero, verlo "sin pelo", pero no sin ropa jajaja.

Castigadora dijo...

KIRI: Esa liberación debió ser total!!! Se lo diré a la petarda, pero no se si ahora mismo podrá hacer algo más que imaginar que se lo carga todas las mañanas. Lo del tercer ojo, interesante, se lo recomendaré como alternativa, jaja

Besos

MIGUELO: De donde crees que viene mi apodo de Castigadora? es que en algo tengo que evidenciar mis malas artes, jajaja. Además si la conocieras sabrías que la pobres soy yo que la aguanta, jejeje.

Besos

PETARDA: Tu otra vez por aquí! Que haces que no trabajas eh? Bueno eso de complice no lo tengo claro soy más bien "el hombre de atrás" como se diría en las clases de Penal.
PD Estoy contigo antes que imaginarlo desnudo mejor calvo(que ya está) o afónico, o amarillo por gastroenteritis, jajaja

Besos petardilla

MATEO dijo...

Por aca... haciendo la ruta. Revisando que nuevo tenes y releyendo todo. Saludos. Oye te recomiendo una cajita. asi te dejo cositas y no tengo q llenarte un post de mis caprichitos.. Ya sabes como soy. Ah! y para mi es un placer leerte (aunque relea mcuash veces por que m,e toca ir en busca de un diccionario)

Muchos picos carajo!

Castigadora dijo...

MATEO: Siempre un placer que te pases por mi casita.

Un diccionario? en serio? Bueno supongo que el cruzar el charco tiene alguna dificultad, jajaja, me encanta que te tomes ese interés.

Muchos Besos!!
Felicidades por esa sobrina tan bonita.

Madame Vaudeville dijo...

Sí que hay que tener paciencia con los jefes , sí... Eso, o mandarles a la merde!
Besos, preciosa

Tristancio dijo...

Creo que no hay nada que me guste más que los personajes que se rebelan, como en las pelis de nazis cuando el judío, que camina hacia la cámara de gases, escupe al soldado... esos arranques de dignidad me parecen extraordinarios. Como ese "vete a la mierda" dicho al prepotente, dejándolo desconcertado... es que cuando me encuentro con esas escenas me detengo a sonreír un rato.

Pues nada... muera la injusticia.

Abrazo.-

el_iluso_careta dijo...

hola nena....venite a http://dosquenohacenuno.blogspot.com/
y decidi por 1era vez en blooger quien merece un premio consensuado por nosotros los usuarios...!!!!

jabel dijo...

Esta si que es una historia basada en hecho reales, desgraciadamente.

Si la protagonista de la historia le hubiera contado a su jefe el sueño que acababa de tener y además se hubiera reido con la mirada ladeada, se habría quedado sin trabajo, pero el chillón se le pensaría la próxima vez.

Yo tengo ahora un jefe chillón, afortunadamente a mí no me chilla, pero me mira mal porque cuando se pone a chillar le miro y le digo: - ya estás cabreado otra vez, vaya día que llevas...

Y yo gritando te digo: -ME HA GUSTADO MUCHO TU RELATO Y TENÍA GANAS DE PASAR POR AQUI

UN BESO.

sr Miyagi dijo...

Suerte a la Petarda, pero por favor, que se abstenga del abrecartas... Hay otros medios de resolver un conflicto laboral :) ¡Besos!

eSadElBlOg dijo...

Animo Petarda, pero esconde ese abrecartas que es causa de despido improcente y no te indemnizan. (si si, lo he consultado con mi abogado)

la kolorada siniestra dijo...

El iluso no exageró ni un poquito, tus relatos son extraordinarios!
Realmente maravillosos.

Castigadora dijo...

MADAME: Si lo de mandarlos a la mierda debe sentar de bien!!!

Besos

TRISTANCIO: Si los arranques de rebeldía de inconformismo, son algo extraordinario y realmente a veces brillan por su ausencia. Que muera!!!

Besos

JABEL! Pero cuanto tiempo sin verte! Me alegra mucho que sacaras un ratito! Yo también tengo un jefe chillón aunque como a ti a mi no me grita, pero si que me parece una cosa lamentable que lo haga con los demás
GRACIAS POR VENIR!

MIYAGI: Si conoces de algún inspector de trabajo que pueda pasarse se lo digo a la petarda!
Besitos

ESADELBLOG: Jaja si lo sabe, ya que tiene relación con abogados también, pero el abrecartas, ya se lo quité del bolso no os preocupeis!
Besos

KOLORADA! Bueno un poquito si exagera el Iluso, pero me encanta que te pases a verme y a leerme mis desconexiones. Nuevamente te felicito por esa bebita que viene en camino

Besossss

Ñoco Le Bolo dijo...

Entre un abrecartas y un blzal bediera haber soluciones intermedias.
¿Que tal usar el cerebro?

Perdón, había olvidado que algunas personas vienen si él... de nacimiento.

Castigadora dijo...

ÑOCO: Si claro se puede usar el cerebro, eso sería lo ideal, pero algunos no saben ser jefes y otros no pueden ser buenos trabajadores, porque sus circunstancias no son las propias para dejarlo. Es una pena que hoy por hoy un jefe sea capaz de maltratar a alguien sólo porque sabe que no lo dejarán tirado.