lunes, 25 de febrero de 2008

MUCHAS MANERAS DE MORIR


Había terminado la conferencia, y cuando se disponía a bajar del escenario que había sido su alta en la cima del mundo desde donde su voz podía ser escuchada por muchas más personas, se acercó a él otro chico, joven, más o menos tendría su edad. Ahora estaban conversando

-Si me hubiera ocurrido a mi estaría muerto, o mejor dicho desearía estar muerto-

-Nunca sabes como vas a reaccionar ante estas cosas- le dijo el conferenciante.

-Sin duda yo quería estar muerto- le contestó

-Hay muchas maneras de morir- le dijo mientras miraba más allá de sus propios ojos- Yo he muerto muchas veces, de distintas formas, pero mira aquí estoy hoy.

-No le entiendo-

-Yo morí por primera vez, el día que mi coche se estrelló en la carretera aquel sábado, cuando todos los cristales invadieron mi carne, cortándola sin piedad en muchas direcciones, sangrando, por mis manos, mi cara, mis brazos, mis piernas, en ese momento morí de miedo.

Morí por segunda vez, cuando desperté en el hospital y no podía sentir las piernas, no las sentía, no las movía, pero estaban allí, a continuación de mi cuerpo, como siempre intactas, pero no, morí de angustia.

La tercera vez que morí fue con la cuarta, cuando me enteré de la muerte de mis amigos, en el mismo momento en que sus cuerpos se desparramaron por el arcén, entonces morí de dolor, y de remordimientos.

La quinta fue cuando me enteré de que nunca más podría andar, no había operación posible, ni remedio, ni posibilidad, no era una historia con final feliz, entonces morí de angustia, de frustración y de envidia. Sí de envidia, aunque no lo creas, envidié a mis amigos, por descansar, por morir sin pasar por mis penurias, por morir como yo quería estar muerto.

Si a veces el ser humano es tan egoísta que raya en lo impensable. Fueron momentos muy duros y no creí que pudiera reponerme. De mi alma no quedaba casi nada, no había más que fragmentos de mí, y en silencio me fui apagando poco a poco.

No sé muy bien cuando empecé a resurgir de mi propio pozo, pero sí tengo claro que sólo fue por el apoyo de mi familia, y amigos, que decidieron que todas esas muertes que sufría debían servir para algo más que para empequeñecerme en mi silla de ruedas. Fui remontando los dolores, los remordimientos, la vida, aunque me encontraba vacío por dentro. Hasta que una vez más volví a morir.

Volví a morir, la primera vez que me negaron el acceso a una discoteca, porque no daba la imagen adecuada y además se reservaban el derecho de admisión. Creo que pensaban, que si entraba les recordaría a la gente, lo que podía pasar si conducían estando bebidos, como lo hice yo.

Aquí morí de vergüenza, de impotencia, de humillación, y decidí que no iba a morir nunca más. Mi vida era la que era y yo debía asumir todas las consecuencias, pero no tenía que asumir aquello que me estaban imponiendo, mi vida ya tenía suficientes límites, como para aceptar callado los que los demás me querían imponer. La rabia me recorría el cuerpo entero, incluso creí que mis piernas podían sentirla dentro de ellas, fue la primera vez que me sentí vivo desde que morí por primera vez.

Ahora voy a distintos lugares a contar mi experiencia, sabiendo que hasta que no te ocurre a ti personalmente, no aprecias las palabras del que lo cuenta, siempre creemos que lo que les pasa a otros no nos puede pasar a nosotros, pero de lo que no nos damos cuenta, es de que ellos en algún momento también habían pensado así. Es poco lo que puedo decir sobre beber y conducir, y ¿qué no se ha dicho de la posibilidad de quedarse paralítico? pero es lo único que por ahora puedo hacer y con cada persona que se acerca a mi para hablar, como has hecho tú, mi alma parece que encuentra, un poco más como hilar los trozos rotos de mi alma, deshecha.

Cuando terminó su conversación pudo ver que ya no eran sólo ellos dos en el escenario, que la gente se había agolpado a escucharlos, que algunos se mantenía serios a su lado, aferrando sus palabras, otros lloraban, tal vez por alguna perdida cercana, pero todos atentos a su historia.

-Bueno, como te dije hay muchas maneras de morir, pero también hay maneras de vivir, y si uno siente que tiene algo que hacer, algo que promover, algo que compartir, debe ponerse de nuevo en la casilla de salida y comenzar el juego, aunque sea con otras reglas.

Dicho ésto, colocó su silla en la rampa de acceso y se dejó caer al piso de abajo sintiéndose mucho más ligero de lo que se había sentido nunca, tal vez, sólo tal vez, alguno de ellos habrá comprendido la historia y con eso ya le bastaba...


Hasta la próxima desconexión!!!!

28 comentarios:

jordicine dijo...

Claro que sí, Castigadora. Si bebes, no conduzcas. Por tí y por los demás. Y si puedes predicar con el ejemplo, después de una desgracia, mejor que mejor.

Por otro lado, hay que hacer que las personas que van en silla de ruedas no se sientan discriminadas. Hay que hace rla ciudad más accesible. Un beso y gracias por hacernos reflexionar en nuestras desconexiones.

Meri dijo...

Impresionada me hallo Castigadora...que capacidad crear escenarios propicios para estas grandes reflexiones..

Si te soy sincera yo hubiera dicho en primer lugar lo que el chico 'ante una situación asi preferiría estar muerta..' y si me ocurriera moriria muuuchas veces.

Por desgracia, no solemos apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos. Ahora estoy aqui sentada en la cama con mis piernas cruzadas, escribiendo en mi portatil. He llegado del trabajo hace un rato y estoy cansada y quejandome del rollo que ha sido del lunes, sin imaginar que muchos que han pasado por una situación como la que describes darian lo que fuera por estar en mi pellejo.

Ojalá este mensaje llegue muy muy lejos..Beber, conducir..poner en peligro la integridad de las personas y la tuya...hay que ser irresponsable para hacer algo asi..

Besos

Clodovico dijo...

Uff.. que bueno, aunque no dices porque se estrelló, vas a hacer que me de miedo coger el coche.
PD: pensaba menearte este post porque es realmente bueno, pero luego me dicen que es spam, no tienen ni idea..
Saludetes!

eSadElBlOg dijo...

nena hay que ver como nos manejas con tus textos, que no se si vas a hacerme llorar, si sonreir o que hasta la última palabra. Felicidades

Castigadora dijo...

JORDI: Eso es las ciudades no pueden ser un impedimento más para estas personas!

Besos

MERI: Lo dificil de hacer llegar este mensaje a la gente es que lo sienta como propio, nadie escarmienta en cabeza ajena. Gracias por tus palabras

Besos

CLODO: Gracias. Se estrelló por ir bebido y conduciendo, más o menos se da a entender, pero la historía va de superación y no de culpables, asi que lo dejé un poco en el aire.

Besos

ESADELBLOG: Me encanta que me digas eso. Y que te hagan sentir así. Muchas gracias por tu comentario

Besos

kiri-dido dijo...

Excelente post de reivindicación para los que tienen limitaciones en su vida diaria. Conozco el tema porque tengo una sobrina en silla de ruedas y he muerto muchas veces cuando no han dejando entrar a mi hermana con su hija en su silla de ruedas...porque MOLESTABA. Es urgente y necesario que se pongan en práctica los medios para que los que no pueden manejarse como el resto no tengan más impedimentos. Muy bien por recordarlo Casti. El relato da un toque de esperanza, de lucha y de sobreponerse a todos los obstáculos de la vida. Gracias guapa. Me ha gustado mucho.

Arcángel Mirón dijo...

Un gran texto, Castigadora.

Cuando estaba atravesando un duelo terrible que me tocó hace unos años, solía decir que me hallaba bajo los escombros de mí misma. Y que tenía que encontrar la manera de seguir respirando, aunque respirara polvo de escombro, si no quería morir también. Así lo sentía, y así lo recordé ahora.

Un abrazo.

Castigadora dijo...

KIRI: Eso es primordial, como dije antes no necesitan nuestras barreras, ya tienen bastantes limitaciones para cargar con nuestra incomprensión y nuestras escaleras.

Besos

ARCANGEL: Lamento leer esto, pero me alegra ver que te supiste poner de pie debajo de tanto escombro y encontrar una salida, aunque fuera respirando polvo.

Besos

NinfA_OccidentAl dijo...

Conmovedora esta historia, me gusta con la sencillez que plasma hechos cotidianos, al final logras hacer esos llamados de conciencia!! ha llegado el mensaje, felicidades!

el_iluso_careta dijo...

ME QUEDÉ MUDO LEYENDO NENA...
UN abrazo....

carlota dijo...

y lo más importante, de morir, saber resurgir de tus cenizas, y seguir caminando, como este hombre, sin piernas, pero ayudando a muchos a caminar o a escoger el camino adecuado. Muy bueno este post, guapa. Un abrazo.

yo mismo dijo...

preciosa historia, casti. como siempre, ese halo misterioso acaba con un guiño optimista, perfecto, como nos gustaría que fuera el mundo, en realidad. ojalá hubiera más gente consciente de lo que hace y de las consecuencias de eso que hace o que, quién sabe, no hace... a lo mejor alguien te lee y comprende cuál es la manera de vivir.

:)

Castigadora dijo...

NINFA: Llamadas a la conciencia, que bien que haya llegado el mensaje, me hace ilusión que me lo digas.
Al menos la conciencia de algunos no te dejan en espera escuchando canciones estúpidas
Gracias

Besos

ILUSO Mudo tú? No me lo creo, hay que hacer algo mejor que esto para que te quedes sin palabras

Besos!

CARLOTA: Gracias. Es bonito lo que dices, un hombre sin piernas que enseña a caminar a otra gente! Una Idea reconfortante no?

Besos reina!

MISMO: Vaya responsabilidad la que me das! Espero que al menos algunos que puedan leerlo, se sientan dispuestos a no pasar por esta experiencia, preocuparse más por aquellos a los que dañarían además de asi mismos.

Besos

Paseando por tu nube dijo...

Uff me has puesto la carne de gallina, que espectacular forma de mostrar la cruel realidad, esa que nos roza cada día.
Gracias por mí y por todos a los que el tiempo empleado en tu lectura nos has hecho recapacitar unos segundos sobre lo inconscientes que somos cuando llevamos un volante entre las manos.
Un beso

Danilo Mora dijo...

Impresionante amiga.

Son de esos textos para leer y llevarlos toda la vida en la mente y repasarlos a cada segundo.

Muchas veces no nos damos cuenta de lo afortunados que somos.

Un gran abrazo desde Costa Rica mi amiga, no te pierdas! :)

Miguelo dijo...

si me dan a elegir morir de viejo y mientras duerma, sin dolor

Ñoco Le Bolo dijo...

Es una brillante, a la vez que terrible historia. Nos ayuda a entender la cantidad de veces que morimos, sin percibirlo. La cantidad de veces que vivimos muertos... si percibirlo. La cantidad de veces que podremos desgarrarnos... y desgarrar a otros.
Terible pero con un final feliz, de esperanza y superación... pero solo será una historia aprovechable para aquellos que sepan leer... no juntar letras.
Felicidades.

Anónimo dijo...

Petardilla: No puedo creer k seas capaz de escribir estas historias, jajaja, bueno siempre es mejor tener una complice literata, culta y con inquietudes como tú a tener a cualkieeeer chiquilicuatree hostigador y simple. Bien me ha gustado tu historia, por eso escribo, si a parte del mensaje moral y necesario para los locos del volante, kiero decir k morir es algo que le pasa a mucha gente a menudo, morimos a cada momento y volvemos a renacer de nuestras cenizas, que remedio, a veces se aprende algo, y otras simplemente se sobrevive y nos damos otra oportunidad por si viene algo mejor. Yo lo hago todos los lunes, me muero a la 9:30 y vulevo a renacer el viernes a las 3:00. Como un relog, todas las semanas, uff, si muy triste. Jajaja, bueno pero como renazco, pos hasta que el cuerpo aguanteee.
Besitoss petardoss

La interrogación dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que lo difícil es que este mensaje llegue a los que realmente debería hacerlo.

Un beso

Castigadora dijo...

PASEANDO POR TU NUBE: Gracias por tus palabras, el hecho de que te haya hecho pensar así es una bonita recompensa a mi relato. Esta es tu casa pasa cuando quieras.

Saludos!

DANILO: Muchas gracias por tu comentario. Si que es cierto que no tenemos idea de lo que tenemos hasta que no se nos muestra como sería vivir sin ello.
No me perderé!!!

Besos amigo

MIGUELO: Sí creo que todos prefeririamos morir sin verlo venir y quedarnos durmiendo y quien sabe tal vez soñando con que vivimos de nuevo!

Besos Migue.

ÑOCO: Es cierto que podemos desgarrarnos nosotros y a los demás, morir una y otra vez, pero si seguimos como el fénix resurgiendo podemos ser positivos, pensar en finales sino felices, menos trágicos.
Me gustó tu frase "solo será una historia aprovechable para aquellos que sepan leer... no juntar letras" una gran verdad, no sólo para esta historia.

Besos!

PETARDA: Bueno no te esperaba por aquí, me encanta que te pases a verme, aunque sea en un pequeño descanso
chiquilicuatree hostigador y simple? Lo conozco? Espero que resucites en todos los momentos que te sientes morir.

Besos petarda!

INTERROGACIÓN: Si como decía antes nadie escarmienta en cabeza ajena, sino te toca a ti a alguien que conoces, las palabras nos rebotan en la coraza que le colocamos a la mente, de incredulidad, pasotismo, de "eso a mi no me pasa" y los mensajes se quedan resbalando sin entrar en nuestra conciencia, pero habrá que seguir intentándolo.

Besos

cecydececy dijo...

LLegué aqui por recomendación de unos amigos (Iluso - Kolo), me ha gustado tanto que no me quede muda, pero si pensando en las veces que morí y que felizmente nací para poder seguir disfrutando de estas hermosas reflexiones.

Meajer dijo...

Castigadora: qué profusión de ideas y palabras!
Se me ocurrió pensar algo: ¿será que nuestra sociedad y sus valores han hecho que vida y muerte sean igualmente deseadas?
Lo importante es no resignarse a ello.
Gracias x tu aporte.

jordicine dijo...

PASA POR MI BLOG. TIENES UN MERECIDO PREMIO, CASTIGADORA.

Castigadora dijo...

CECYDECECY: Todos los amigos de Iluso y Kolo son bienvenidos a mi casa. Me encantó que te pasaras y comentaras prometo devolverte la visita.
Un saludo.

MEAJER: Espero que no sea cierto que deseamos de la misma manera la vida que la muerte, pero si es cierto que alguna veces hacemos cosas tan inconscientes que puede que la llamemos y atraigamos sin saber que es lo que se nos viene en cima.

Besos

JORDI: Voy en seguida a verte.
Saludos!

la kolorada siniestra dijo...

semplemente exquisito, como siempre.

Castigadora dijo...

KOLO: Simplemente gracias, viniendo te ti es un gran halago

Besos

Anónimo dijo...

Petardilla: es posible k lo conozcas o que conozcas a unos cuantosss, si todo es posible, lo cierto es que esta historia me ha dado idea para otra, pero que si no la escribo pronto se me quedará en el pozo del olvido, claro como tengo memoria pez, tenía que quedar en agua jajaja, haber si la escribo de verdad. Me estoy haciendo adicta a tus historias y a opinar sobre ellass ufff que significará esto mmmmm.Lo veremos en el proximo capítulo desconectable jejeje.

Besoss.

Castigadora dijo...

PETARDA: Me alegra que te sigas pasando a verme. Así que tienes una historia para contar eh?
Pues date prisa que nadie mejor que yo conozco esa memoria de pez que te gastas!
"Puede decirme su nombre"
Jajajaja

Besos