lunes, 16 de diciembre de 2013

EMAILS Y CURIOSOS





14 de octubre de 2007. 19.36 horas.

Asunto: Las palabras son como los rayos X si se usan apropiadamente lo atraviesan todo.

Ventisca, si eres como creo habrás abierto este email cuyo remitente no conoces, sólo por el “asunto”. Y como ya estás leyendo digo:
¡Hola!
Un saludo algo tardío, que puede parecer informal, pero te conozco desde hace tiempo, ya que sigo tu blog, ¿hará un año? ¿Tú me conoces a mí? Por ahora lo dejaremos en el aire.
Te escribo para proponerte algo. ¿Qué te parecería escribir un relato a medias conmigo? Empezaría uno la historia y a la semana siguiente el otro debe continuarla. ¿Te interesa?

Ahora es cuando te planteas tirar este email a la papelera, pero tengo un as guardado en la manga, para que sientas una pizca de curiosidad. Dame una oportunidad, sólo una. Y llegado el momento pondremos las cartas sobre la mesa y disiparé tu duda sobre mi verdadero rostro. ¿Qué me dices? ¿La curiosidad mató al gato? O ¿La curiosidad vence al miedo más fácilmente que el valor?
Espero tu respuesta.

Un saludo.
Darwin Bonaparte.
-----------------------
21 de octubre de 2007. 21.43 horas.

Asunto: La curiosidad vence al miedo más fácilmente que el valor.

Buenas noches Darwin Bonaparte, o travieso paparazzi entrometido
Aquí me tienes, puntual como un reloj a la cita que, unilateralmente, acordaste. Debo decirte, querido fan online, que reconozco tu buen ardid al utilizar la frase de Aldous Huxley en tu primer contacto, ya que como escribiste, llamaste mi atención.
Pasando al meollo. Estoy de acuerdo con tu propuesta, pero tengo una condición. En cada email que reciba debes darme una pista sobre quién eres.
Antes de que te aplaudas a ti mismo (te concedo este género, puesto que fuiste tú quien eligió el nombre del personaje de “Un mundo feliz”, lo que me hace estar en guardia ante tu curiosa intromisión) quiero hacerte dos preguntas: ¿Qué sacas tú con todo esto? Y ¿Qué quieres que hagamos con el relato una vez que esté terminado?
Quedo a la espera de un nuevo email, dentro de ¿siete días?
Un saludo
“Ventisca”
---------------------------------------
30 de junio de 2009. 16.40 horas

Asunto: Ya no es Un Mundo Feliz.

Querida Ventisca
Sé que estás enfadada, lo noto en cada palabra que me escribes, a pesar de que me prometiste que no lo harías. Fuiste tú quien me dijo que al ver como a una señora al subir a un autobús se le caía al asfalto, un zapato de tacón rojo, supiste que “ya no quedaban príncipes”. Yo tampoco lo soy. Te creíste al personaje, o me inventaste. Una imagen de mí que no me siento capaz de mantener enfundado en mi disfraz de carne y hueso. Mis email no eran para llegar a esto. Sólo quise compartir contigo aquello que los dos disfrutábamos. No quiero perder esa ilusión al sentarme frente al ordenador para leerte. Por favor.
Te sigo mandando besos y abrazos, para que me perdones.

Darwin B.
-----------------------------------
20 de octubre de 2009. 13.26 horas.

Asunto: ¿Fin del gato y el ratón?

Querido Darwin
Han pasado dos años desde aquel email que captó mi atención debido a una de mis citas favoritas. Más de cien emails se almacenan en mi bandeja de entrada. No cumplimos religiosamente nuestra cita semanal pero nuestras ausencias fueron pocas. Recuerdo todos nuestros email, los ingeniosos y desconfiados del principio, los creativos, llenos de ideas para el relato, los enfadados cuando ya la cortesía no era necesaria, los afectuosos y los entrañables que también hubo, aunque no quieras reconocerlo. Pero todos incumpliendo mi petición inicial sobre darme pistas de quién eras, muy listo.
Ya han pasado dos años y sigues siendo una sombra. En tus emails te niegas a reunirte conmigo y siempre imagino algún motivo cada vez más absurdo. Ya no me convencen tus excusas, ni tus miedos. Es hora de plantar una bandera, quiero encontrarme contigo.
Ya no habrá más besos ni abrazos, ni siquiera los corteses saludos. ¿Dejamos de jugar?

Ventisca.
-----------------------------------
20 de octubre de 2009. 13.30 horas.

Asunto: La curiosidad mató al gato.

Darwin.

Hasta la próxima desconexión.

9 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


¡Pues si que han aguantado tiempo! Hay matrimonios que duran menos y helados que no llegan al final. (debiera patentar ésto)
No sé, tal vez debieras publicar tu foto, a ver si comienza otro buena historia.

· un beso

· CR · & · LMA ·


Castigadora dijo...

Ñoco: ¿Te parece? Lo meditaré. Pero visto como acaba la historia no sé si me anime. Y sí, patentalo...

Besos

Tristancio dijo...

Casi siempre es mejor la "virtualidad eterna"...

Saludos abundantes...

Castigadora dijo...

Tristancio. No sé. La virtualidad siempres algo que no es... ¿miedo al realismo? A lo que se es de verdad? La virtualidad lo que si es, es muy cómoda.
Muchos besos

tetealca dijo...

Simplemente genial, suspense.por un momento he dudado entre realidad o ficción.
Feliz Navidad.
Un abrazo.

Castigadora dijo...

Tetealca! Umm digamos que "de todo un poco"
Feliz Navidad para ti también.

Un beso

eSadElBlOg dijo...

un chico que conocia pero no era amigo ni me gustaba me envio un mail titulado "mi lamparita de noche". Me había amenazado en broma con tirarme la caña. Un año de mails semanales cruzados. Una seducción virtual.
Acabó muy bien y despues nos hicimos grandes amigos. Años más tarde me regaló todos los mails impresos y encuadernados. la verdad es que tendría que "relatarlo", fue una historia muy chula.

eSadElBlOg dijo...

vamos casti! otra entradita, a ver si recuperamos la fuerza de los blogs!

Castigadora dijo...

Esadelblog! Perdona la tardanza!! Se me juntaron las fiestas y pasa lo que pasa. Gracias por pasarte por el blog. Me pareció precioso lo de los email impresos y encuadernados, en serio... Lo de la nueva entrada seguramente mañana cae una. E intentaré que sea una cada semana. Gracias por leerme.
Un beso